El día 22 de marzo está previsto un debate sobre la situación del vino en el Consejo de Agricultura de la Unión Europea

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, Luis Planas, se reunirá esta semana con el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, en la ciudad de Bruselas (Bélgica). El día 22 de marzo está previsto un debate sobre la situación del vino en el Consejo de Agricultura y Pesca de la Unión Europea, en el que 14 países, incluidos España, Portugal, Francia e Italia ya han expresado la necesidad de obtener medidas y fondos adicionales para apoyar al sector debido a la crisis del COVID-19, además de tratar el tema de los aranceles entre la Unión Europea y los Estados Unidos.

Dicha reunión hace presagiar nuevas disposiciones para el sector vitivinícola que ha sido fuertemente castigado por la pandemia (el cierre de la restauración, el hundimiento del turismo y la prohibición de festejos populares).

El año pasado, la Unión Europea había autorizado a España a utilizar del PASVE (Programa de apoyo al sector del Vino) 91 millones de euros, de los cuales 63.3 fueron destinados a Castilla-La Mancha para destilación, almacenamiento y cosecha en verde [1]. La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) española reclama ahora nuevas medidas en estas tres áreas, así como también la disminución de los rendimientos máximos de uva por hectárea -fijados hace un año en 20.000 kilos para blancos y 18.000 kilos para tintos. Por ejemplo, las cooperativas de Castilla-La Mancha plantean la retirada de cinco millones de hectolitros de acuerdo con la normativa comunitaria.

¿Por qué estos hechos son relevantes? De aprobarse las medidas planteadas anteriormente, se sacarían del mercado una cantidad considerable de vinos granel y, por consiguiente, los precios subirían. Esto hace que sea un período difícil para recomendar compras, porque en el caso de que no haya destilación y el brote de las viñas se presente bien, lo lógico es que los vinos bajen de precio. Sin embargo, si se llevara a cabo una fuerte destilación, que pudiera llegar hasta ser obligatoria, sucedería lo contrario.

He sabido del caso de una gran bodega compradora de vinos granel de España que estima que los precios de los vinos descenderán aún más, por lo que no está comprando vinos granel en este momento (o lo hace, pero de forma reducida).

Me inclino a pensar que con el apoyo de Francia, Italia, Portugal y España habrá destilación. En los próximos días, sabremos qué rumbo toma esta noticia.

 

Pablo Moreno

Ingeniero Agronomo – Enologo – Chileno

Bulk wine broker

 

[1]Fuente: El Diario, 4 de marzo de 2021